Idea: La Crème, el paraíso educacional para los universitarios

paraiso educacional

La tecnología es algo que me apasiona enormemente. Si ya llevas un tiempo leyendo Weón Emprende, te habrás dado cuenta que gran parte de los post hablan sobre la tecnología y como esta puede ser aplicada en tus negocios y sacarlos a flote de manera económica y eficaz. Pero esta vez he querido ir más allá.

Por cosas del destino, he conocido al equipo de Booklick, una StartUp dedicada a la distribución de los libros online. Una fantástica iniciativa que en Colombia ya tiene a miles de universitarios dentro de este Netflix literario. Pero, ¿Por que quedarnos solo en eso?

Como eterno universitario, me puse a liberar mi mente y pensar que es lo que realmente necesitamos y entonces surgió esta idea: Booklick 3.0

A lo mejor creas que es una pavada lo que voy a escribir, por lo que insisto, que en esta ocasión, la idea la llevé a lo más alto y quise pensar en grande, como si tuviera recursos ilimitados, un equipo multidisciplinario extra eficiente y muy buenos contactos.

Descubriendo la oportunidad:

Somos estudiantes y como tales, hay muchas cosas que tenemos en común:

  • Nuestros recursos generalmente son bastante limitados.
  • Estamos matriculados en una institución.
  • Es ley que todo universitario tenga su propia computadora.
  • Estudiamos de libros, PDFs, impresiones y PPTs.
  • Directamente dependemos de una institución, aprendemos con profesores y la bibliografía proviene principalmente de empresas editoriales.
  • Finalmente, NUESTRA PRIORIDAD ES ESTUDIAR.

Conoce una fantástica idea para emprender en el área de las farmacéuticas aquí.

Entonces, como estudiante del siglo XXI, tenemos una serie de recursos a los cuales recurrimos en diferentes oportunidades. Desde lugares físicos hasta plataformas y softwares ya creados, pero que no se han sabido adaptar a la creciente demanda de educación que enfrenta el mundo, especialmente por el aumento demográfico y la globalización.

  • Biblioteca: Tanto cómo para obtener libros o tener un espacio para estudiar. La biblioteca es y será siempre un lugar imprescindible en toda institución educacional.
  • Fotocopiadoras: Al margen de la legalidad, obtener todo lo que se necesita leer, siempre a disposición por un bajo costo.
  • Nubes web: Desde Dropbox hasta Google Drive, todos los libros, documentos, PDFs, clases, etc. Cada ramo, cada curso y cada generación tiene su propia nube para almacenar y compartir estos documentos.
  • Donde tomar apuntes: Pese a que los estudios señalan baja eficacia en la retención de información al tomar apuntes con el computador. Cada día son más los alumnos que llevan el computador y toman apuntes en Word, Evernote o GoogleDocs.
  • Foxit-PDF: Al tener un montón de libros en PDF, siempre es bueno tener un buen lector que además te permita subrayar en diferentes colores, agregar notas y hacer un símil tal como si estuviéramos leyendo desde un libro físico.
  • Slideshare: Muchas veces, hay muy buen material propio que sería pecado no compartirlo. A través de esta plataforma, encontrar y compartir escritos es pan comido.
  • Bases de datos: Muchas universidades e institutos pagan para que sus alumnos tengan acceso a las revistas y papers más nuevos. A través de portales como UptoDate, sólo buscando una palabra, tenemos el contenido más actualizado y 99% valido, al instánte.
  • Portal universitario: Otro servicio completamente asociado a las universidades. Acá generalmente aparece el estado del alumno, con sus calificaciones y un montón de otros datos no académicos.
  • Moodle: Es donde ocurre la relación profesor-alumno online. Se comparten archivos, mensajes e inclusive algunos permiten realizar pruebas y controles a través de esta plataforma.

Paso a paso, lo que necesitas saber para crear tu imagen corporativa aquí.

¿Y la idea cuál es?

Si existiera una sola plataforma que juntara todos estos ingredientes y lo convirtiera en algo así como el paraíso universitario, sería la crème de la crème. De hecho, por efectos explicativos, le pondremos La Crème.

Imagínatelo así:

  • Necesitas un libro, entras a La Crème.
  • Tomas apuntes, entras a La Crème
  • Revisas tus clases, entras a La Crème
  • Buscas información actualizada, entras a La Crème
  • Aparecen tus calificaciones, entras a La Crème

Es realmente un todo en uno para el universitario y su entorno, dentro de un concepto de globalización y de gran acceso a las tecnologías.

Pero esto no es por el azar.

Tendríamos al menos 3 protagonistas en esta historia: La institución educacional, las editoriales y los alumnos.

Instituciones educacionales:

Universidades, institutos y otros no han logrado sobrellevar este acelerado avance de las tecnologías. Por experiencia propia puedo decir que en gran parte de ellas, las plataformas Moodle no funcionan, tanto por el mal diseño del software como por la poca adherencia de los profesores.

Los archivos están esparcidos entre montoneras de emails, nubes, moodle y demases. No existe homogeneización ni siquiera de la forma de hacer llegar los archivos a los alumnos.

Profesores:

Infinitas son las labores tediosas de los profesores. De hecho muchas de ellas se logran aliviar con el trabajo de los ayudantes o con un montón de trabajo extra no remunerado, ya que la clase presencial es solo una parte de toda la labor educacional.

Paso a paso, aprende a invertir en criptomonedas aquí.

Antes de clase: Preparar la presentación, guías y la clase en general. Además del programa de estudio, la calendarización de cada clase y de las evaluaciones, y todo lo que corresponde a la parte administrativa del ramo.

Durante la clase: Exponer oralmente en sincronía con una presentación PPT o Prezi

Después de la clase: Revisar las pruebas y controles, enviar las notas a los alumnos y a la universidad y realizar corrección de las pruebas.

Sólo para alguno de estas labores existen plataformas como Moodle que aliviana la carga del envío de notas y GradeCam que utiliza la cámara de celulares, tablets y computadores como correctores de pruebas de selección múltiple, pero más allá que eso no existen grandes soluciones educacionales.

Editoriales:

Sus problemas como industria recaen principalmente en su estructura un tanto obsoleta. Tienen gigantescas fugas de ingresos con la distribución ilegal ya sea por medio online o mediante las fotocopiadoras.  Se les está escapando de las manos un negocio que en su momento fue muy rentable.

Alumnos:

Los principales protagonistas de todo esto. Necesitamos libros. Necesitamos rayarlos. Necesitamos tomar apuntes. Necesitamos barajar nuestras calificaciones.  Necesitamos tener acceso a ellos en todo momento. Necesitamos tener bancos de preguntas. Necesitamos educarnos lo mejor posible. Y al final del día, cuando queremos pensar en el presente, necesitamos poder cerrar el Notebook y olvidarnos de ello, hasta el día siguiente.

¿Por qué La Crème sería un Booklick 3.0?

Principalmente porque de allí salió la idea. De cómo crear una plataforma que realmente fuera rentable, deseable y viable, tanto para los alumnos, las universidades y las editoriales. Algo así como un Spotify de los libros con todo el batallón de las necesidades universitarias. Pues para que estamos con cosas, los primeros que tiene que migrar para que funcione, son los alumnos, detrás de ellos irán las instituciones y las editoriales.

Los mercados del siglo XXI son caracterizados por ser pensados 100% para los usuarios, entonces si no es atractivo para ellos, no es atractivo para nadie. Ni netflix, ni spotify, ni Facebook ni nadie de estos gigantes sería nada si desde el principio hubieran pensando en sus usuarios y no hubieran trabajado a nivel de Big Data, analizando todo su comportamiento, tanto dentro como fuera de la aplicación, ni con Inteligencia Artificial, para hacer todo lo humanamente posible para llegar a donde están.

Comparte y emprende, Weón Emprende