Si vas a crear una empresa, hazlo en grande

Crear una empresa es un desafío impresionante pero mientras más aprendas, más tareas nuevas van comenzando a surgir, pero creo que todo esto muchísimo más abordable si se tiene una base sólida por donde partir.

Si estás pensando en crear tu propia empresa, emprender un camino y trabajar por un proyecto ten siempre en mente estas tres palabras: Organización, impacto y pensar en grande.

  • Organización: La base de un buen proyecto es que sea pensado de inicio a fin. Dejar muchas variables a la suerte terminarán botando tu negocio de una u otra manera. Así que planificación ante todo.
  • Impacto: En pleno siglo XXI, no podemos andar de egoístas por la vida. Generar lucas porque si puede ser válidos para algunos pero ¿de que sirve amasar una fortuna si cuando mires hacia atrás solo has provocado tragedias? Afortunadamente existe una tendencia al alza para ayudar al otro, generar beneficios mutuos, fomentar la cooperación y centrar el negocio en el bienestar tanto del usuario como del cliente.
  • Pensar en grande: En la vida no me gusta andar con pequeñeses. Si vas a invertir tiempo, dinero y/o formar un proyecto de vida entorno a esto, piensa realmente en grande. Y no me refiero necesariamente a ganar muchas lucas. Lleva tu proyecto al límite y permitete ser el mejor según tus propios estándares de felicidad.

DATO: Si quieres enterarte de todos las convocatorias, taller, charlas y más, ya hemos inaugurado el calendario nacional de emprendimiento. Si quieres ser parte siguenos en el fanpage de Weón Emprende y en el grupo Calendario de eventos de negocios, emprendimiento y networking Chile

Con estas 3 palabras en mente, ya podemos continuar con nuestro cometido para desarrollar un proyecto que en verdad la rompa.! y posiblemente ser el próximo Mark Zuckerberg o algo sutilmente parecido. Entonces armé un esquema con los 5 pilares fundamentales que debes tener en cuenta en todo negocio.

Emprendimiento

1. Idea

Todo proyecto parte con una idea, en donde se detecta una oportunidad de negocio y/o necesidad. Esta oportunidad debe solucionar un problema, el equipo que trabaje en el proyecto debe estar motivado en solucionarlo y contar con las habilidades para lograrlo.

Luego debes validar la idea y una forma de lograrlo es probando muchas veces y a bajo costo con el producto mínimo viable de tu proyecto. Con esto se busca tener 3 datos principalmente: Deseabilidad, factibilidad y viabilidad. Que en otras palabras es saber si esta propuesta de solución realmente será deseada por el usuario o cliente, si se cuenta con la tecnología y recursos técnicos para poder realizarlo y si financieramente es posible lograrlo, con números claros y alcanzables.

Luego dentro de esta misma etapa se debe analizar el mercado, por ejemplo si tu idea es para jugadores de futbol, conocer cuantos jugadores de futbol existen en cierto lugar y cuantos de ellos estarían dispuestos a pagar por esa solución.

Finalmente analizar los posibles costos del proyecto y dilucidar las distintas formas de financiamiento del proyecto, ya sea con fondos públicos, privados, propios, familiares, etc.

2. Modelo de negocio

El modelo de negocio es una de las piedras angulares dentro de todo el proyecto. Esta tendrá que tener en cuenta 6 variables para ser realmente factible como tal. Una propuesta de valor, clientes y usuarios claros, modalidad de flujos de ingreso, cantidad de recursos necesarios para desarrollar el negocio, estructura de costos y el impacto social y/o medioambiental del proyecto.

  • Propuesta de valor: La propuesta de valor es la esencia del proyecto. Pero eso no queda solo allí. Pues tienes que crearla, capturarla y mantenerlo sosteniblemente en el tiempo. Por ejemplo: Greenglass hizo rentable el reciclaje de botellas con un costo bajísimo por lo que nacieron muchos emprendedores haciendo lo mismo. Entonces ya no solo bastaba con crear valor, ahora había que aumentar las barreras de entrada, mantener la captura y volverla sostenible antes que otro se quedará con toda la torta.
  • Clientes y/o usuarios: Saber diferenciar entre quien usa el producto y quien paga el producto es fundamental dentro del diagrama de modelos de negocio. Sucede mucho en negocios B2B o B2G en que el cliente es finalmente una empresa como tal y la decisión la toma un gerente que difícilmente utilizará el producto o servicio de forma directa. Entonces para lograr la venta se debe generar una campaña tanto para cliente como para el usuario de forma sinérgica.
  • Modalidad de flujos de ingreso: Lo otro super importante es conocer todas las posibles formas que tiene la empresa para generar ingresos. Por ejemplo en las apps se usa mucho los ingresos por publicidad, por cuentas pagas, por membresía freemium, ventas de bases de datos y así un sinfín de opciones.
  • Recursos necesarios para desarrollar la propuesta de valor: Trabajar en una propuesta de valor requiere de muchos elementos tanto financieros como no financieros. Habilidades, contactos, maquinarias, flujos de caja, tecnologías bases, etc.
  • Estructura de costos: Acá es importante conocer realmente cuales serán los costos financieros de toda la operación considerando costos de oficina, cuentas básicas, pagos a proveedores, a servicios externos, patentes, impuestos, etc. Gran parte de los emprendedores tienen problemas con flujos de caja y quiebran no estando necesariamente relacionado con la cantidad de ventas efectuadas. Osea que por muy bien que les esté yendo, si llega un momento en que falta efectivo para continuar las operación, es probable que la empresa termine cerrando.
  • Impactos cualitativos: Una empresa al igual que cualquier proyecto debe tener un porqué. Generar un impacto social y/o medioambiental suele responder a esta necesidad por lo que se debe considerar dentro de la propuesta de valor y dentro del modelo de negocio.  Considerar tanto que se está haciendo para impactar de forma positiva como para disminuir el impacto negativo que de una u otra manera igualmente se genera.

3. Creación de la empresa

Luego de tener una idea y entender que es viable, factible y deseable, comienza la acción y es hora de constituir la empresa como tal. La creación de la empresa parte con pensar un nombre, un logo, un sitio web, redes sociales, imagen corporativa en general, constitución legal, automatización de procesos administrativos, administración de clientes, proveedores, stock y finalmente generar un análisis del paso a paso de todo lo que sucederá dentro de la empresa y prepararla de forma tal que si el equipo fundador se ausenta cualquiera con un par de instrucciones puede seguir trabajando sin ningún problema.

Considerar la iteración de producto mínimo viable, los canales de marketing, de ventas, el funcionamiento de trabajo en equipo, la productividad y los proveedores de servicios, entre otras variables.

4. Como funcionará la empresa

Es importante destacar que si vas a iniciar un proyecto, es muy diferente ser independiente vs autoempleado. El independiente genera un equipo y se puede expandir tanto como el mercado y las condiciones en general le permitan. El autoempleado trabaja en función del negocio, sin libertad ni siquiera de poder enfermarse o tomarse vacaciones, porque todo se puede desmonorar de un momento a otro.

Entonces deberás automatizar los procesos, trabajar con CRM (Administración basada en la relación con los clientes), ERP (Sistema de planificación de recursos empresariales), planificación de proyectos y un sinfín de otros recursos que actualmente existen a costos bajísimos y de muchísima utilidad para crecer exponencialmente.

Deberás preguntarte cosas como: Cómo maximizar recursos, cuáles serán los KPI, cómo llegarás a los clientes, cuáles serán los proveedores, cuál es la propuesta de valor, cómo se analizará el comportamiento del negocio en general.

Básicamente son 8 las áreas que como pulpo deberás aprender a manejar en forma sincrónica:

  • Recursos humanos: Como se esta desarrollando la selección del equipo, las remuneraciones, incentivos.
  • Administración: Manejo de facturaciones de proveedores, clientes. El movimiento de los recursos. Gestión, cobros y pagos.
  • Producción: Planificación de la producción, de los procesos productivos y la transformación de la materia prima (sea cual sea esta) en un producto final
  • Marketing: Estudios de mercado, estrategias de mercado, posicionamiento y diferenciación. Politicas de producto, precio y promociones. Políticas de distribución y comunicación. Imagen de la marca.
  • Comercio-ventas: Atención y captura de clientes. Gestión y almacenamiento del producto terminado. Actualización base de datos de clientes.
  • Finanzas: Contabilidad financiera, conteo de costes. Gestión circulante. Fisco. Subvenciones. Fuentes de financiamiento. Negociación con Bancos.
  • Proveedores: Negociación de proveedores, pedidos de materia prima y gestión de almacenamiento de materias primas
  • Control de gestión: Medición de cumplimiento de objetivos. Análisis y control de desviaciones. Reportes.

5. Profesionalización de la empresa

Ya luego de llevar tiempo en el rubro y comenzar a ver frutos de todo este esfuerzo, es importante comenzar a profesionalizarse, delegar funciones y comenzar a trabajar con gente altamente capacitada tanto interna como externamente.

Buscar asesoría jurídica de calidad, trabajar con un buen sistema de almacenamiento e inventario, sistematizar la información, los KPI, big data e inteligencia artificial, evaluaciones y estandarizaciones de la calidad, estrategias de expansión, formas de exportación, atención al cliente y logística en general. Todas las áreas se pueden trabajar y llevar a un 10/10 a medida que el negocio crece y se reinviertan las ganancias o utilidades.

Y eso es todo por hoy, espero les haya gustado. Un abrazo grande para todos y recuerda, comparte y emprende, Weón Emprende!

DATO: Si quieres enterarte de todos las convocatorias, taller, charlas y más, ya hemos inaugurado el calendario nacional de emprendimiento. Si quieres ser parte siguenos en el fanpage de Weón Emprende y en el grupo Calendario de eventos de negocios, emprendimiento y networking Chile